Extrañando

Esto, hoy hablará sobre una que otra cosa que ha rondado desde hace algún tiempo, cuando volteamos a nuestro alrededor y vemos que hay espacios que contienen un vacío que simplemente desvanecido está. Podemos andar a través de las infinitas calles de esta ciudad, una y otra vez sobre el mismo asfalto y no notar estas ausencias. Esto viene al bendito y una y otra vez recurrido re-cuento de lo que fue el año que se acabó en estos días para dar paso a lo que viene, para variar como es el ser humano delimitando eras, figuras de forma cuadrada, rectangular, ovalada, etc. Todo tiene una frontera que de ser transgredida observamos como va cayendo en tonalidades grises blancuzcas que a final de cuentas terminarán por adoptar la forma de los caminos que alguna vez recorrimos, ahí estampados por que no se puede negar (uno no desea hacerlo) sin embargo han pasado a formar parte de todo aquello que permitimos que exista (ante nuestro afán de sentirnos jueces y verdugos) pero que ha pasado a sólo estar ahí sin que sea de otra forma, aparadores, faroles, carros, edificios, anuncios, toda clase de indumentaria que acompaña calle por calle.

Veamos, empecemos con este re-cuento que ante la verborrea se ha extendido, pensándolo bien no es un re-cuento como tal sólo la expresión de unas cuantas palabras sobre un panorama bien general. Al final tenemos varias contingencias que lo terminan dejando a uno con un vasto sabor a ir navegando un poco sin dirección. Esto lo digo por que durante el año uno de los cambios más significativos que experimenta uno es la llegada de diferentes horizontes como si cada día despertara uno en nuevos planetas, queriendo alcanzar la siguiente estrella sin dejar la que orbita uno. Me refiero al andar de las personas con las que estamos, algunas caminan más rápido, otras no tanto, otras simplemente caminan hacía otro rumbo en la ciudad, país, incluso llegan a nuevas estrellas. El cruzarse en algunos caminos tiene muchas consecuencias que no se por qué el día de hoy hace un rato terminaron de aflorar… achaquémoslo a la luna que cual vigía vela nuestros pasos.

Total que esto no termina de cuajar para terminar diciendo como es que a lo largo del año de los caminos encontrados, algunos permanecen, formando nuevas perspectivas, enseñando, viviendo nuevas ilusiones, nuevas cosas, incluso sabiendo que hay que poner límites por que como todo, sigo aquí siendo una simple persona…

Una de las cosas que más impacta es cuando uno camina por lo que no quiere aceptar como callejón que se estrecha cada vez más, sintiendo como es que el aire va faltando y a punto de acabar esta. Emociones corren a lo largo, sensación de no entender, de buscar explicaciones que parecen no importar, mucho menos ser tomadas en cuenta, ser firme parece contar más que la reflexión, una vez más los límites entre lo que existe y lo que no, la realidad y la ficción hacen su acto de presencia y terminamos llamando naturaleza al paisaje urbano, apartándonos cada vez más del árbol, que tememos tanto ante su parecido con el pecado. Encerrarse, poner una gran barda no creo que fuese la solución, a final de cuentas yo sólo me quedo con una tristeza, una impotencia y con una pequeña esperanza que cada día va convirtiéndose en un elemento más que no espera cambio alguno  . Ha sido algo difícil aceptar esto, los hábitos cambiaron, las creencias también no se diga las relaciones, se extrañan mucho pero hemos de seguir esperando lo mejor para cada caso.

Otro punto a tratar es cuando aun hay caminos juntos pero se han distanciado, duelen de manera similar al punto anterior pero en estos sobre todo es que aun se puede hacer algo o por lo menos eso espero, se que ha sido una respuesta demorada e incluso con una cabeza baja por que no se puede dar una explicación creíble. Han surgido diferencias sin embargo no son irreconciliables, se puede esperar lo mejor, se puede intentar remediar la situación espero estar a tiempo de hacerlo, cambios se avecinan enfrentémoslos…

Cada mente, busca sus propias metas, cada uno vamos buscando diferentes cosas, importante que se adapten a la topografía que vivimos, ahora puede ser una cosa mañana puede ser la siguiente estrella sin embargo todo puede fluir como el tao lo dice, cada cual su destino pero con un poco de autonomía que nos da el poder de buscar la compañía y mucho más.

Finalmente no queda más que buscar arreglar cosas, seguir adelante y disfrutar la compañía, que los caminos sigan su marcha y sus cruces vuelvan, circulen o lo que sea que deba pasar… Límites no podemos dejar a un lado, pero ¿será acaso que estamos poniéndolos para crecer?

Después de un post así a ver quién sigue volviendo, no se es lo que se me ocurrió y pues ya está…

powered by performancing firefox

One Response to “Extrañando”

  1. pongo comment para q veas que si entro a tu coso… pero por increible que pareza… no tengo palabras

    TE AMO

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: