¿Qué hora es?

En ocasiones cada vez que salimos de nuestros respectivos escondites, es invariable que buscamos identificar el momento del día en el que nos encontramos. Existe la solución sencilla, por lo general a nuestro paso tendremos a nuestro alcance algún reloj, que nos de la confianza de tener lugar y además nos indica hacia donde tenemos que movernos… que si es hora de levantarse, que si es hora de desayunar, de irse a trabajar, de verse con alguien, de descansar… Total que nos encontramos y damos forma en ese tiempo de acuerdo las reglas ajenas que el padre tiempo nos vendrá a cobrar en el momento oportuno (¿para quién?), una vez más los no-lugares tienen presencia y nos absorben.

Ir recorriendo las calles de la ciudad, pensando en la hora del día, con relojes de sol, el que cargamos en la muñeca o el que está postrado en la pared nos lleva a la definición de lo que estamos haciendo, ¿pero qué pasa con la definición de nuestra vida? Si la concepción del tiempo nos fue dada para conocer y guardar alguna esencia de esos momentos medibles a través de categorías estandarizadas como segundos, minutos y horas para vivir según esto al momento. Lo que entra en años, siglos y milenios, se considera tan lejano, se considera tan aparte, que en ocasiones llega la nostalgia, llega el punto donde el recuerdo parece vivir un tanto más definido pero a la vez inalcanzable.

La hora del día divide nuestra vida actual, nuestra vida llena de carreras, el tiempo, el que marca el compás, el momento dura milésimas, centésimas, o algo parecido. Tiempo representa las fases de nuestra vida, la forma de medirla, la forma de manejarla. La forma en que moldeamos cada instante para entonces poder definir dentro de alguna otra categoría temporal el estado de nuestra vida de manera más general, puede ser tiempo de regresar, tiempo de avanzar, tiempo de mantenerse, tiempo de algo… De alguna forma podemos definir tiempos, que su concepción resida en la memoria del hombre… tal vez buscando la inmortalidad, pero ahí es cuando se puede definir que el momento fuera del tiempo… fuera de aquellas categorías… nos ha conducido hasta el punto de decidir quienes somos en este único y efímero instante aquí parado frente a la calle, vemos avanzar a los demás… y nosotros, sólo nosotros… cruzamos ante el tráfico, en ella nos desplazamos pero somos en realidad en un sólo momento… fuera de él… sin asignaciones de costos, ni de valores… solo un breve y único resumen e historia completa a la vez… identidad alcanzada fuera del tiempo, fuera de aquellas categorías… sólo uno…

¿Qué tiempo es?

Powered by ScribeFire.

3 Responses to “¿Qué hora es?”

  1. el tiempo es una medicion relativa, creo que puedo pensar en que simplemente el tiempo puede ser una variable descartable en una ecuacion inexistente sobre la vida, ya que el tiempo no creo que sea lo que define, sino mas bien el metodo de medicion de que tan viejos nos volvemos (de manera subjetiva claro). A veces se vuelve demasiado pesado incluir el tiempo, ya que las presiones que nos rodean exigen estar atenidos a una maquinita que si se estropea, altera el ritmo de la existencia, pero quien puede definir el tiempo de un suspiro, como calendarizar un ensueño, como poner plazo a olvidar, a recordar… el tiempo ayuda, o perjudica? mas bien altera, creo, el tiempo asignado a cada actividad, porque muchas son indefinibles … o no se, no se que pensar…

  2. Me voy y ud escribe… eso es bueno😀 jajajaja

  3. Just a stranger Says:

    Time after time…
    Strangers are meeting but it never ends
    And one day they’ll remember, one day they will know…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: