0,1,1,2,3,5,8,13,21…

Spirals...

Escribamos esto, si no ha de pasar más tiempo como ha pasado en otras ocasiones y en otros momentos quedando sólo en la memoria en vez de en el espacio y tiempo común. Se dice que todo está hecho con base en progresiones, que van evolucionando a través de ese tiempo y espacio, incluso se dice que el hombre desde sus inicios conscientes buscó precisamente ese progreso para poner los ojos en diferentes aspectos de su vida y cambiarla. En nuestro afán de querer categorizar todo, de entender y describir aun cuando la incongruencia nos aqueje, podemos plantear incluso abstracciones que parecen tener sentido. Hay quien da una definición en forma de un péndulo, un ir y venir constante, sin una fijación más aleatoria que el alcance de la cuerda y el peso del pendiente. Sin embargo esto no es suficiente, durante el movimiento, más figuras se pueden definir o identificar, a final de cuentas el espacio y el tiempo nos dan esa aparente posibilidad de un trasfondo permitiendo empalmar personajes, identidades y creencias. Esa espiral que llega a formarse, va recorriendo cada historia, abriéndose camino a través de cada quien, el miedo al golpe ha sido perdido, puesto que uno estático puede permanecer y aun así recorrer la espiral hasta que las luces se apaguen, la escena cambie y se vuelva a empezar desde aquel vacío, hata el universo en esa espiral.

No importan las barreras, puede existir una tela de por medio, aparentando deambulatorios separados, donde basta una cuerda para cruzar, un cuerpo ágil, con un espíritu que te permita poner altas expectativas es entonces cuando puedes cruzar al creer, una vez más esa espiral que la cuerda ha de formar está llena de fé. Desde lo alto puedes ver la inmensidad, las esferas rodando sobre un tazón,  de pronto se multiplican, una mano las manipula a su antojo, el brillo que despiden parece hipnotizarte, de pronto los sonidos que se escuchan son generados a partir de tu cuerpo, manos sobre el pecho, sobre los muslos, aplausos y un zapateado se va a haciendo presente bajo diferentes ritmos que empiezan a comunicarse en ese universo. Público y artistas generan la última espiral, a su alrededor, cuadrados van enmarcando porciones del radio generado, la espiral tomando forma, no queda más que agradecer unos a otros. Los orígenes son tan variados…

Estas fueron algunas de las impresiones vividas el domingo pasado durante la última presentación del Proyecto Fibonacci, espectáculo donde se combinó artes circenses, teatro y danza a partir de esta mítica serie que ha sido mencionada no sólo por la persona de quien toma nombre sino también en algunos texto Hindúes, sin contar sus menciones en la naturaleza. Desde el vacío hasta el universo, en forma cíclica, en esas repeticiones que pueden hasta ser mencionadas como el eterno retorno que cada quien vive. Una experiencia al ver la combinación de culturas, de contextos y de artes en esa espiral ascendente que se confunde con cuanta experiencia hemos de presenciar. Una necesidad al querer voltear hacia arriba

One dot, thats on or off, defines what is and what is not, one dot
Two dot, a pair of eyes, a voice, a touch, complete surprise, two dot

(peter gabriel)

Powered by ScribeFire.

One Response to “0,1,1,2,3,5,8,13,21…”

  1. Stranger looking up... Says:

    Look at the stars, look how they shine for you and everything you do.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: